‘Viaje infinito’, de Wilfredo Prieto, un espacio público en un contexto rural

0
Vista aérea general de la ubicación del proyecto en Sancti Spíritus

El artista visual Wilfredo Prieto (Zaza del Medio, 1978) anunció hoy en conferencia de prensa que su nueva obra, Viaje infinito, se terminará en seis meses, “técnicamente”, aunque los trabajos de acondicionamiento y puesta en actividad de lo que será un Proyecto de Desarrollo Local demorarán varios meses más. En el encuentro con los periodistas, realizado en Chullima (calle 6, #905, e/ 9 y 11, Playa) –antiguo astillero convertido en estudio del creador cubano–, se informó sobre la evolución de esta obra de arte permanente, considerada como una de las esculturas más grandes de Latinoamérica, proyectada desde 2012.

Aunque Viaje infinito se empezó a gestar conceptualmente en 2012, no fue hasta 2015 que se aprobó como Proyecto de Desarrollo Local. Desde entonces, iniciaron los trabajos in situ en una zona ubicada en Zaza del Medio, al centro de la isla. La escultura se sitúa en unas tierras que han estado ociosas por más de 25 años. Es una carretera en forma del signo de infinito que tendrá un kilómetro de longitud y, transversalmente, 200 metros en su parte más ancha. Con 49 hectáreas de extensión total, el proyecto Viaje infinito se ejecuta con “recursos propios”, como aseguró Wilfredo Prieto.

Prieto, además, calificó Viaje infinito como “una obra insólita”, no sólo dentro su recorrido como creador, sino también en los predios cubanos. “Mi trabajo se basa en la experiencia”, afirmó, y catalogó a la escultura como una obra conceptual, de carácter simbólico, que traslapa la autorreferencialidad en el retornamiento infinito que domina las circunstancias sociales, colectivas: “El proyecto habla de una experiencia, del ir y regresar, del volver al mismo sitio, de la repetición cíclica de los hechos, las guerras, las pandemias…”.

Con el objetivo de descentralizar las capitales artísticas y de instalar “un espacio público en un contexto rural”, “el proyecto se plantea –como se enuncia en la nota de prensa– no sólo como escultura aislada, sino más bien como una arquitectura de socialización situando el arte como eje de desarrollo en un lugar netamente agrícola”. Viaje infinito, con un énfasis manifiesto en esa “arquitectura de socialización”, incluirá un espacio expositivo que acogerá eventos nacionales e internacionales, un cine, un anfiteatro, una cafetería y cabañas de hospedaje.

Mapa del Proyecto de Desarrollo Local

“La iniciativa tiene muy en cuenta el impacto social que representa con la intención de generar empleo y ampliar el acceso de la población a la cultura, mediante la creación de un área de oportunidad de participación, interacción y aprendizaje del arte, la ciencia y la agricultura”, prosigue la nota.

Viaje infinito se construye en conjunción con el equipo del Dr.(c) José Fernando Martirena Hernández, director del Centro de Investigaciones y Desarrollo de Estructuras y Materiales (CIDEM) de la Universidad Marta Abreu de las Villas, creador del cemento de bajo carbono LC3 junto a la profesora Karen Scrivener, parte del Laboratorio de Materiales de Construcción de la École Polytechnique Fédérale de Lausanne, en Suiza. Este cemento se produce a través de una combinación entre cliniquer (cemento Portland), arcilla calcinada y caliza. Uno de sus mayores beneficios es que, en su fabricación, se pueden reducir las emisiones de dióxido de carbono en un 35 %.

Asimismo, el proyecto cuenta con la colaboración de los arquitectos Anadis González y Fernando Martirena (hijo), fundadores del estudio independiente de arquitectura Infraestudio, encargado de diseñar el anfiteatro, una vivienda que (de)construye el imaginario de las ruinas (lo que Wilfredo llama “cabaña”) y el cine, donde se proyectará una película permanente, realizada por el español David Beltrán. También participa Bohío Arquitectura, otro estudio independiente emplazado en Sancti Spíritus. El diseño para las oficinas del proyecto se acondiciona dentro de la “arquitectura de camuflaje” imperante.

Bajo la influencia declarada de artistas estadounidenses como Walter de María y Robert Smithson (creador del land art, donde la creación artística se entremezcla con la naturaleza, creando [otra] arquitectura del paisaje) y de la noción del eterno retorno de Nietzsche, Wilfredo Prieto intenta con este último proyecto “dibujar el paisaje real”, quiere dibujar “el paisaje dentro del paisaje”, busca “plantar” la escultura.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments