Presentación

Verbum se publica en La Habana bajo el signo de una revista universitaria. En correspondencia con el adeudo institucional, mostró siempre el subtítulo de “Revista de la Asociación de Estudiantes de Derecho de la Universidad de La Habana”. No mantuvo igual fidelidad con los contenidos, entre los que siempre privilegió con mucho la literatura a la jurisprudencia. Fungió de director René Villarnovo y de secretario de redacción el joven José Lezama Lima, entonces estudiante de la Facultad de Derecho.

En realidad, Verbum es el germen del discurrir ético y estético de una generación de poetas, escritores y artistas, gestada en la concurrencia alrededor de la revista Espuela de Plata (1939-1941) primero y, más tarde, del proyecto editorial Orígenes (1944-1956).

Sus tres números se escanden por el año 1937 y su primera aparición coincide con la redacción del “Coloquio con Juan Ramón Jiménez”, ensayo que inauguró el pensamiento poético de Lezama Lima. No en balde, y como las subsecuentes revistas lezamianas, Verbum transpira la presencia del maestro andaluz, que había llegado a La Habana en noviembre de 1936 huyendo de la Guerra Civil.

Para sacar adelante la revista, trabajaron junto a Lezama varios de los que también colaboraron con poemas, textos ensayísticos y críticos, reseñas: Guy Pérez Cisneros, Gastón Baquero, Ángel Gaztelu, René Portocarrero, Ramón Guirao y Justo Rodríguez Santos. Nombres todos que darán continuidad a la aventura origenista de los años posteriores.

Verbum nos da la oportunidad de asistir precisamente al nacimiento de dicha aventura: será en sus páginas donde hallemos el genésico poema “Muerte de Narciso” y el ensayo “El secreto de Garcilaso”, donde Cintio Vitier vio, “frente a la traición y la chapucería”, la intención “de realmente comenzar”. También, poemas de Ángel Gaztelu dedicados a los místicos españoles, además de su famosa glosa al “Narciso” lezamiano donde reconoce aquella “rauda cetrería de metáforas”. Textos de Julien Benda, Eugenio d’Ors y Paul Claudel alcanzan a traducirse. Como curiosidad, comparecen allí los versos de una única mujer: Julia Rodríguez Tomeu, poetisa que sería incluida en las antologías La poesía cubana en 1936, de Juan Ramón Jiménez, y Cincuenta años de poesía cubana 1902-1952, de Cintio Vitier, y quien guardara silencio editorial por años, antes y después de partir al exilio en Buenos Aires, en 1970.

Según José Antonio Portuondo, compañero de clases del autor de Paradiso en la Universidad de La Habana, la revista despertó suspicacias entre algunos estudiantes y profesores que iban a buscar en ella los prometidos textos sobre derecho (que hubo, pero pocos), y les sobrevenía la reluctancia de la poesía y el hermetismo del verbo barroquizante. Una broma llegó incluso a correr entre los detractores: en lugar de Verbum, podían haberla llamado Plomum. Había nacido la poética lezamiana.

Documentos

Verbum, año 1, n. 1, junio, 1937
Verbum, año 1, n. 1, junio, 1937
Verbum, año 1, n. 2, julio-agosto, 1937
Verbum, año 1, n. 2, julio-agosto, 1937
Verbum, año 1, n. 3, noviembre, 1937
Verbum, año 1, n. 3, noviembre, 1937

Índice

Verbum, año 1, n. 1, junio, 1937

Notas

Verbum, año 1, n. 2, julio-agosto, 1937

Notas

Verbum, año 1, n. 3, noviembre, 1937

Notas

 Bibliografía

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

1 comentario

  1. Felicitaciones a Rialta por esta hermosa y necesaria labor de divulgación. La nota de presentación, sin embargo, termina con una frase disparatada. La «poética» lezamiana no nace allí, por favor. Si acaso Verbum inicia la vocación por fundar revistas de Lezama.

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí