¿Qué se puede esperar de un Presidente que no sabe escuchar? La esencia del ejercicio de la política es construir consensos, pero para construir consensos hay que dialogar y, para dialogar, hay que saber escuchar. Si algo demostró el actual mandatario estadounidense, Donald Trump, en el primero de los debates presidenciales (29 de septiembre) es que no solo no sabe escuchar sino que tampoco le interesa respetar el derecho de los ciudadanos a escuchar. Lo que sí sabe hacer, sin dudas, es imponer su voluntad: una práctica nada compatible con los valores de una democracia.  

De acuerdo con CBS News, durante la hora y media que duró el debate, Trump interrumpió a su rival demócrata, Joe Biden, en 73 ocasiones. Hubo fragmentos en que apenas se entendía lo que ambos candidatos estaban diciendo. Y esto ciertamente afectó a Biden, quien se mantuvo bastante ecuánime y evitó seguir la estrategia desestabilizadora de Trump, pero sobre todo afectó a quienes esperaban conocer mejor sus propuestas.

Tan pronto terminó el debate, si es que puede catalogarse así, distintos medios lanzaron encuestas para determinar un ganador. Para las audiencias del canal hispano Telemundo y de la plataforma conservadora Breitbart, ganó Trump. Para las de CNN y CBS News, ganó Biden. Los resultados variaron según la composición del público de cada medio. Sin embargo, yo comparto el criterio de los analistas que sostienen que el gran perdedor fue el pueblo estadounidense.

No hubo un debate, no prevalecieron la exposición y el intercambio de ideas. Trump, a pesar de los esfuerzos de Chris Wallace, el periodista y presentador de Fox News Sunday que hizo de moderador, convirtió el debate en un espectáculo vulgar. Si el propósito hubiera sido evidenciar cuál de los candidatos podía ser más rudo, agresivo, feroz, Trump hubiera vuelto a casa con un trofeo gigante. Biden optó por ser cortés, y lució débil. Frente a Trump, que no mostró el menor respeto por las normas del espacio, la cortesía de Biden y los buenos modales de Wallace parecieron signos de debilidad.

Una esperaba que se enfrentaran dos programas políticos, dos visiones sobre el futuro de una nación. Los temas anunciados días antes prometían: declaraciones de impuestos, la Corte Suprema, la pandemia, la economía, el racismo y la violencia en las ciudades, y la integridad de las elecciones. El moderador agregaría a la agenda el cambio climático y los incendios en California. Sin embargo, dudo que los espectadores obtuvieran más claridad sobre las respectivas posturas de ambos candidatos.

En una entrevista con The New York Times,al día siguiente, Wallace dijo: «Yo soy un profesional. Nunca había pasado por algo como esto». Agregó que había hecho lo mejor que había podido, pero que estaba decepcionado con el resultado, especialmente por lo que significaba para el país, pues consideró que pudo haber sido una noche mucho más útil.

Aunque Biden se esforzó por exponer algunos de los puntos de su programa, su discurso quedó opacado por la incapacidad del actual Presidente para condenar tajantemente a los supremacistas blancos, luego de que Wallace lo inquiriera al respecto, así como por sus alarmantes declaraciones sobre Proud Boys y sobre un hipotético fraude en el proceso electoral. En los días posteriores al debate casi toda la cobertura de los medios se ha centrado, con razón, en esos dos puntos.

«Stand back and stand by (Retrocedan y esperen)»: fue el mensaje de Trump a los Proud Boys, un grupo de ultraderecha fundado en 2016, que ha abogado por la violencia y ha estado involucrado en incidentes violentos, que ha promovido teorías de conspiración sobre el COVID-19 y ha sido suspendido en Twitter y Facebook. Como era de suponer, diversos miembros de los Proud Boys enseguida asumieron las palabras del jefe de Estado como un espaldarazo y comenzaron a generar memes y souvenires con el «Stand back and stand by».

Y como si no hubiera sido suficiente, casi al final del debate, Trump sugirió que podría no aceptar los resultados electorales —algo que ya había insinuado antes—, si presuntamente veía que miles de boletas estaban siendo manipuladas y se cometía fraude. Esto, sumado a su mensaje a los Proud Boys, pudiera interpretarse como una exhortación a enfrentamientos civiles en caso de no ganar en las urnas. Si su intención era infundir miedo es probable que lo haya logrado.

En el debate, Trump no se enfocó en proyectar un país sino un personaje. Interpretó el rol de líder viril, seguro de sí mismo, sin escrúpulos, irreverente, déspota incluso, que está a la altura no de una democracia sino de una súperpotencia. Entendió que no necesitaba comportarse como un Presidente si lucía como un Presidente, que podía decir las mentiras más extravagantes si las decía con la naturalidad y la convicción del más honesto de los hombres.

Hay que reconocer que es un excelente actor, y, como actor al fin, más que partidarios tiene fanáticos. La lealtad a su persona no pasa tanto por la razón como por las emociones. Por eso no hay nada que pueda publicar un medio estadounidense que modifique la opinión de un trumpista respecto a su ídolo. Para sus fanáticos —no digo que todos sus seguidores lo sean—, la prensa miente porque está en su contra.  

Eso lo constatamos desde las elecciones de 2016. Recuerdo que entonces mi padre me decía, medio en broma, medio en serio, que Trump le recordaba al expresidente Ronald Reagan, quien fuera actor de Hollywood, y que por eso iba a ganar, porque los «americanos» adoran las celebridades. Y las celebridades casi nunca salen perjudicadas de los escándalos, sino más bien revitalizadas.

La magnífica historia publicada por The New York Times este 27 de septiembre, que reveló, entre otras cosas, que Trump había pagado solo 750 dólares en impuestos federales en 2016 y 2017, le ha hecho quedar, ante los ojos de los convencidos, como un tipo listo. Él dijo que eran noticias falsas y cuando el tema surgió en el debate presidencial afirmó que había pagado millones de dólares en taxes. Pero lo más probable es que a muchos de sus seguidores no les importen esas declaraciones tributarias.  

Los demócratas, para enfrentar a Trump, debieron haber buscado un candidato que, al menos, supiera conmover. No creo que el actual Joseph Biden sea ese candidato, ni que sus asesores lo puedan transformar en ese candidato en el tiempo que resta hasta las elecciones del 3 de noviembre. Biden inspira cierta ternura, te recuerda a un abuelo, pero eso no es una buena noticia si quiere llegar a la Casa Blanca.

Una nación en la cual la guerra y las armas han ocupado siempre un lugar tan central no logrará identificarse con un candidato que recuerda a un abuelo. El belicismo es parte de su esencia. Y Trump tampoco es un hombre joven, tiene ya 74 años, solo tres menos que Biden, pero su carácter feroz ayuda a que, a veces, se pase por alto su edad. Inspira cualquier cosa menos ternura. Quizás hasta agradezca el desprecio que genera en algunos sectores.  

Creo que la mayor esperanza de Biden en las elecciones de noviembre radica precisamente en Trump. Mucha gente, afortunadamente, no entiende la política como una pelea de bar en la que hay que apostar por el más fuerte, y no votará a favor de Biden, pero sí en contra de Trump.

Un reciente análisis de BBC News sobre los resultados de las encuestas nacionales en la segunda quincena de septiembre advierte que Biden (51 por ciento) se encuentra por delante de Trump (43 por ciento). No obstante, esto no debe interpretarse como una señal de triunfo. Primero, porque falta un mes para las elecciones y, segundo, porque en el sistema electoral estadounidense no importa solo la cantidad total de votos populares sino la suma de los estados en los cuales obtienes la mayor cantidad de votos populares, pues unos poseen colegios electorales que aportan más votos («electorales») que otros, y son los votos de esos colegios los que definen al final.

Si pudiera, yo votaría en contra de Trump. Yo no puedo apoyar a los políticos que no saben escuchar ni dejan a otros escuchar. Vivo en un país que estuvo más de medio siglo gobernado por un hombre que padecía ese mal, al punto de establecer un récord Guiness por pronunciar el discurso más extenso de la historia. Las 73 interrupciones que realizara Trump en 90 minutos de debate para mí lo dicen todo.

CBS News informó que la Comisión de Debates Presidenciales introduciría cambios en el formato de las dos citas que restan, entre los cuales estaría silenciar los micrófonos cuando se utilicen fuera de reglamento, a fin de garantizar una discusión más ordenada. Sin embargo, la reciente noticia de que Trump y su esposa Melania resultaron positivos por COVID-19, anunciada en la madrugada de este viernes, podría cancelar esos y otros planes de campaña. Se supone que pasen al menos 15 días en aislamiento y recuperación.  

El segundo debate estaba programado para el 15 de octubre, en Miami, una ciudad donde la agenda republicana cuenta con un gran respaldo, sobre todo entre la población cubano-americana. Si el Presidente se recupera pronto y el debate se desarrolla, es muy probable que su estrategia se base en los ataques personales y las falsas acusaciones, y entonces quizás le escucharemos tildar de socialista a Biden 73 veces o más.

El miedo al socialismo, tan comprensiblemente arraigado en Miami, sería algo que Trump usaría a su favor. Biden, para quedar bien parado en ese escenario, tendría que mostrar una postura firme respecto a Cuba y Venezuela. Pero, por ahora, todo depende del virus.     

10 Comentarios

  1. Vine a ver un articulo sensato pero veo que ese articulo que busco «NUNCA SE ESCRIBIÓ», continua monica viendo información por CNN, America TV y Granma si es que no son lo mismo

  2. el artìculo està bien. los comentarios de semi-analfabetos siempre parecen provenir de vaya uno a saber què encumbrado derecho a reclamar otra cosa o distinta. su hambre es insaciable: va de la mano de su intrèpida ignorancia. voten a trump, traicionen a su patria; esa es la cuota de felicidad que se han ganado por fuera de la libreta.

  3. Es que entonces no entiendes porque pasó una vez.. y mismo que no pasé una segunda , dejará una división compulsoria y solo por eso debriamos reflexionar. Lo que llmas de cortesia es auqella altivez que crearon los jovenes «rebeldes» do Silicio que hoy son los nuevos billonarios del pedazo… Hay una significativo electorado de Trump qe dice en sus camisetas: «Vete al carajo si tienes un Apple». También grita (todos gritan) en el espejo de una tela quien se sofoca en la lógica del abuelo mejor que el leñador mejor que el lobo malo .. Biden como candidato después del recado a Hillary hace 4 años no dijo nada? Como decimos en Cuba: Lo bueno que tiene esto es lo malo que se está poniendo…

  4. Que pena, pensé que disfrutaría de un escrito verdaderamente informado, sin la influencia de unos sentimientos manipulados por las fuentes de izquierda, que en estos momentos, son todas. Es evidente que la autora habla de cosas que no ha vivido, los que estamos en este lado del charco sabemos que los ciudadanos del país no podrían estar más contentos con su actual presidente y candidato. No lo decimos por opinión propia, según Gallup, encuestadora respetada y sumamente recurrida, el 56% de la población estadounidense dice estar mejor ahora en medio de una pandemia de lo que estuvieron hace 4 años atrás sin pandemia. Eso lo sabemos los que hemos recibido, gracias a la economía previamente desarrollada por el actual presidente, un alivio de 1,200$ por adulto, y 500$ por niño. Cosa que no se ha visto en ningún otro lugar del mundo. Y para no dejar que nuestros criterios particulares hablen, dejaremos que los hechos lo hagan. Los cubanos estamos cansados de los diplomáticos, queremos acciones concretas, queremos sinceridad y transparencia. Aquí les dejo los logros: Casi 4 millones de puestos de trabajo creados desde las elecciones.
    Ahora hay más estadounidenses empleados que nunca antes registrados en nuestra historia.
    Hemos creado más de 400.000 puestos de trabajo de fabricación desde mi elección.
    Los trabajos de manufactura están creciendo al ritmo más rápido en más de TRES DÉCADAS.
    El crecimiento económico del último trimestre alcanzó el 4,2 por ciento.
    Las nuevas solicitudes de desempleo alcanzaron recientemente un mínimo de 49 años.
    El ingreso familiar promedio ha alcanzado el nivel más alto jamás registrado.
    El desempleo afroamericano ha alcanzado recientemente la tasa más baja jamás registrada.
    El desempleo hispanoamericano se encuentra en la tasa más baja jamás registrada.
    El desempleo asiático-estadounidense alcanzó recientemente la tasa más baja jamás registrada.
    El desempleo de las mujeres alcanzó recientemente la tasa más baja en 65 años.
    El desempleo juvenil ha alcanzado recientemente la tasa más baja en casi medio siglo.
    La tasa de desempleo más baja jamás registrada para los estadounidenses sin un diploma de escuela secundaria.
    Bajo mi administración, el desempleo de los veteranos alcanzó recientemente su tasa más baja en casi 20 años.
    Casi 3.9 millones de estadounidenses se han retirado de los cupones de alimentos desde las elecciones.
    El Compromiso con los Trabajadores de Estados Unidos ha dado como resultado que los empleadores se comprometan a capacitar a más de 4 millones de estadounidenses. Estamos comprometidos con la educación PROFESIONAL.
    El 95 por ciento de los fabricantes de EE. UU. Son optimistas sobre el futuro, el más alto de la historia.
    Las ventas minoristas aumentaron el mes pasado, otro 6 por ciento más que el año pasado.
    Firmó el mayor paquete de recortes y reformas fiscales de la historia. Después de los recortes de impuestos, más de $ 300 mil millones regresaron a Estados Unidos solo en el primer trimestre.
    Como resultado de nuestra factura tributaria, las pequeñas empresas tendrán la tasa impositiva marginal máxima más baja en más de 80 años.
    Ayudó a ganar la candidatura de Estados Unidos para los Juegos Olímpicos de Verano de 2028 en Los Ángeles.
    Ayudó a ganar la candidatura conjunta de Estados Unidos, México y Canadá para la Copa del Mundo 2026.
    ANWR abierto y tuberías de acceso Keystone XL y Dakota aprobadas.
    Número récord de regulaciones eliminadas.
    Aprobación de alivio regulatorio para bancos comunitarios y cooperativas de crédito.
    La sanción por mandato individual de Obamacare APAGADO.
    Mi Administración ofrece opciones de atención médica más asequibles para los estadounidenses a través de planes de salud de asociaciones y planes de duración a corto plazo.
    El mes pasado, la FDA aprobó medicamentos genéricos más asequibles que nunca en la historia. Y gracias a nuestros esfuerzos, muchas compañías farmacéuticas están congelando o revirtiendo los aumentos de precios planificados.
    Reformamos el programa Medicare para evitar que los hospitales cobraran de más a las personas mayores de bajos ingresos por sus medicamentos, lo que les permitió ahorrar cientos de millones de dólares solo este año.
    Legislación de derecho a probar firmada.
    Aseguré $ 6 mil millones en NUEVOS fondos para combatir la epidemia de opioides.
    Hemos reducido las recetas de opioides de dosis alta en un 16 por ciento durante mi primer año en el cargo.
    Se firmó la Ley de elección de VA y la Ley de responsabilidad de VA, servicios de telesalud ampliados de VA, clínicas sin cita previa y atención de salud primaria y mental urgente el mismo día.
    Incrementamos nuestras exportaciones de carbón en un 60 por ciento; La producción de petróleo de Estados Unidos alcanzó recientemente un máximo histórico.
    Estados Unidos es un exportador neto de gas natural por primera vez desde 1957.
    Retiró a Estados Unidos del Acuerdo Climático de París que acaba con el empleo.
    Cancelado el ilegal, anti-carbón, llamado Plan de Energía Limpia.
    Aseguró un récord de $ 700 mil millones en fondos militares; $ 716 mil millones el próximo año.
    Los aliados de la OTAN están gastando $ 69 mil millones más en defensa desde 2016.
    Ha comenzado el proceso para hacer de la Fuerza Espacial la sexta rama de las Fuerzas Armadas.
    Confirmó más jueces de tribunales de circuito que cualquier otra nueva administración.
    Confirmado el juez de la Corte Suprema Neil Gorsuch y nominado al juez Brett Kavanaugh.
    Se retiró del horrible y unilateral acuerdo con Irán.
    Se trasladó la Embajada de Estados Unidos a Jerusalén.
    Proteger a los estadounidenses de los terroristas con la prohibición de viajar, confirmada por la Corte Suprema.
    Orden ejecutiva emitida para mantener abierta la Bahía de Guantánamo.
    Concluyó un histórico acuerdo comercial entre Estados Unidos y México para reemplazar el TLCAN. Y las negociaciones con Canadá están en marcha mientras hablamos.
    Alcanzó un acuerdo revolucionario con la UE. para aumentar las exportaciones estadounidenses.
    Impuestos aranceles al acero y aluminio extranjeros para proteger nuestra seguridad nacional.
    Impuso aranceles a China en respuesta a la transferencia tecnológica forzosa de China, el robo de propiedad intelectual y sus prácticas comerciales crónicamente abusivas.
    Las exportaciones netas están en camino de aumentar en $ 59 mil millones este año.
    Se mejoró la investigación de antecedentes y la detección de refugiados, y se cambió el enfoque al reasentamiento en el extranjero.
    Hemos comenzado a CONSTRUIR LA PARED. Los republicanos quieren FRONTERAS FUERTES y NINGÚN DELITO. Los demócratas quieren FRONTERAS ABIERTAS que equivalen a CRIMEN MASIVO.

  5. Se me olvidaba, hablas de falsas acusaciones mientras qué haces otras basadas en tu opinión. He viajado gran parte de Estados Unidos y, ni siquiera en estados como California he visto un cartel de Biden. No solo eso, Biden junto a Obama fueron los que inspiraron a la campaña Trump a tomar la candidatura. Los que vivimos bajo ese mandato sabemos que fue un total fracaso. Ahora quiere prometer cosas que no cumplió en 8 años de mandato. Imitando a Trump, prometiendo cosas que ya se han cumplido. Haciendo él ridículo cada ves que ha salido a hacer campaña, olvidando nombres, citas, tartamudeando, hablando incoherencias. Mucho discurso sin acciones. Hablas de no dejar hablar y no saber escuchar, me imagino que eso lo digas porque Trump logró su objetivo, demostrar que Biden no está capacitado para trabajar bajo presión, ni siquiera en medio de un Debate, el cual alcanzó un récord inmenso en la historia de la televisión, con más de 60 millones de visualizaciones. Que pobre tus razones para votar o no por un candidato. Todos entendieron el mensaje, Biden cabo su propia tumba. Un hombre con sospechas bien respaldadas con videos, de que es un pedofilo. Videos que lo muestran siendo un racista, llamándole “estupidos bastardos” a los veteranos del país. Con correos corruptos de su hijo, donde se ve que usaba su influencia y su nombre para hacer negocios extranjeros, donde pedía para el “Big Man” (Joe Biden) el 10% de todas las ganancias. Recientemente apareció su ex-socio contándolo todo, con tres dispositivos móviles que archivan todas las pruebas, dispositivos que serán entregados al FBI. Un hombre que provocó que miles de jóvenes fueran a un suicidio inconsciente en el otro lado del mundo. Un hombre que creo jaulas para guardar a los inmigrantes, mientras que Trump los resguarda en hoteles… Eso es lo que nos pasa a los cubanos, nos gustan los discursos más que los resultados. Además, entiende, has comprado una imagen ficticia que las “noticias” te han querido vender. La práctica habla de otra realidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Todos los campos son obligatorios.