Mesas, sillas y artesanías: la ruta del dólar en Villa Clara

Mesas, sillas y artesanías: la ruta del dólar en Villa Clara

La tienda El Encanto, en Santa Clara, amaneció el pasado lunes con sus anaqueles atestados de llamativos adornos que ya son vendidos en MLC a través de las tarjetas habilitadas para dichos trámites

(Foto de la autora)

VILLA CLARA, Cuba. La planta alta de la tienda El Encanto, en Santa Clara, amaneció el pasado lunes con sus anaqueles atestados de llamativos adornos, confeccionados por artesanos y artistas del Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC), que ya son vendidos en Moneda Libremente Convertible (MLC) a través de las tarjetas habilitadas para dichos trámites. En las vitrinas: pomos de cristal, floreros, lámparas. En medio del salón: un tablero de billar, varios escritorios para colocar computadoras y un sofá con su mesa central decorada.

De acuerdo con la información emitida por los medios locales, se trata de un servicio que responde a una especie de convenio entre la corporación Cimex y el FCBC para que estos artesanos comercialicen sus productos en la red de tiendas y, de esta manera, sustituir importaciones. Además de las decoraciones para el hogar, también se venden allí textiles, cintos y billeteras, aunque la propuesta de estos aún parece ínfima comparada con la de los muebles o las piezas de vidrio.

Los santaclareños que se acercaron al lugar por mera curiosidad abandonaban la tienda sorprendidos, no solo por los altos precios, sino por el hecho de que se haya decidido comercializar en MLC artículos como estos, que no se encuentran a la venta en otro espacio.

“Hay una mesa aquí con dos asienticos que cuesta más de 600 dólares. ¿Será de oro esa mesa?”, se pregunta Arianna Díaz, una joven santaclareña que se acercó a la tienda. “Yo no critico que los artistas vendan su obra al precio que quieran, porque son ellos quienes la fabrican, pero no creo realmente que alguien vaya a gastar tanto dinero en un adorno que se te cae y se hace trizas. No es cualquier dinero, son dólares, y los dólares están duros de alcanzar”.

(Foto de la autora)

Otros clientes de El Encanto sacaron sus cuentas: “Con lo mismo que cuesta una mesa, me compro un microwave o un fogón de gas”, calcula Asiel Rodríguez. “No es por criticar, pero los cubanos están para resolver primero la comida. De todos modos, que compre el que pueda”.

El impacto de la noticia en redes sociales estuvo salpicado de comentarios sarcásticos como “ahora el día del cobro, directo para allá a disfrutar nuestro salario” o “guárdenme la mesa de billar, que se la regalo a mi esposo mañana mismo”.

Antes de convertirse en un mercado de electrodomésticos en MLC, la tienda El Encanto, una de las más antiguas de la ciudad, ofertaba en su planta alta todo tipo de artículos de plástico o cristal para uso doméstico. Era de los pocos establecimientos en los que se podían encontrar, a precios módicos, cubiertos, platos, calderos o manteles y cortinas “made in China”.

El año pasado, el establecimiento cerró sus puertas y empapelaron sus vidrieras para engrosar la lista de espacios destinados a recaudar dólares americanos. Dichos productos, necesarios para cualquier casa cubana, desaparecieron de repente de la red de tiendas y no se comercializan hasta hoy en ningún otro sitio.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Laura Rodríguez Fuentes

Periodista. Ha escrito para Vanguardia, OnCuba, La Jiribilla y El Toque. Reside en Villa Clara

[fbcomments]