¿Quién sacó a los chinos de la pobreza extrema: el Partido Comunista o el mercado?

¿Quién sacó a los chinos de la pobreza extrema: el Partido Comunista o el mercado?

El oficialismo cubano insiste en subestimar el papel de las reformas pro mercado del gobernante Deng Xiaoping en 1978

China pobreza mercado
Foto UNAM Global

LA HABANA, Cuba.- La reciente noticia divulgada por el presidente de China, Xi Jinping, de que su país había eliminado la pobreza extrema causó un impacto en la comunidad internacional. Es verdad que no han faltado voces cuestionadoras de tal anuncio. Sin embargo, sea de una u otra manera, lo indiscutible es el gran despegue económico experimentado por la nación asiática en las últimas cuatro o cinco décadas, que la han llevado a los primeros planos mundiales.

Sin obviar la labor que últimamente han desarrollado las autoridades chinas en el combate a la pobreza, la mayoría de los observadores internacionales dirigen su mirada a las reformas pro mercado aplicadas a partir de 1978 por el gobernante Deng Xiaoping como punto de partida hacia la modernización de China.

Después de dejar atrás desastrosas políticas maoístas como el Gran Salto en 1958, y la Revolución Cultural de 1966, que sumieron al país en grandes hambrunas, Deng Xiaoping decidió reformar el país bajo el eslogan de que “No importa el color del gato, lo importante es que cace ratones”. Así respondía a los que tildaban de capitalistas a sus medidas económicas.

En 1979 el sistema de granjas colectivas comenzó a ser administrado por las familias de los campesinos que trabajaban esas tierras, al tiempo que se permitió la venta liberada de sus producciones en el mercado. Un año más tarde sobrevinieron las primeras reformas en empresas y entidades estatales, las que se acompañaron de una gradual liberalización de precios. En 1982 el Gobierno creó zonas económicas especiales con el fin de fomentar la inversión extranjera. Esas zonas gozaron de garantías legales e incentivos fiscales, lo cual reforzó el clima de confianza que necesitaban los inversores foráneos.

Los resultados de tales políticas no se harían esperar. A partir de 1978, y en un lapso de treinta años, el producto interno bruto de China (PIB) se multiplicó trece veces. También durante los primeros siete años de la reforma, alrededor de 110 millones de personas salieron anualmente de la pobreza. El país clasifica actualmente como el primer productor mundial de manufacturas, y algunas estadísticas lo ubican como el segundo receptor mundial de inversión extranjera directa, por detrás de Estados Unidos.

No obstante esas evidencias, la propaganda oficialista cubana prefiere destacar la labor político-ideológica del camarada Xi Jinping, al tiempo que casi ignora las reformas de 1978. El último capítulo de semejante farsa lo observamos en la edición del periódico oficialista Juventud Rebelde, correspondiente al domingo 21 de marzo. En el artículo “Remedios chinos para erradicar la pobreza” se apunta que “La exitosa guerra contra el flagelo (la pobreza) dispuso de un arma cada vez más potente, el sostenido crecimiento económico, científico y cultural orientado por una política inspirada en los ideales de justicia social marxista-leninista, adaptados a las condiciones propias del país”.

Es probable que el articulista, temeroso de exponer claramente el protagonismo de las reformas de mercado en el salto económico de China, les haya dejado a los lectores la tarea de sobrentender que dichas reformas se incluían en la locución “adaptados a las condiciones propias del país”. Así funciona la censura, o quizás la autocensura que sufren los periodistas oficialistas cubanos.

Y claro que el no reconocimiento del papel que han desempeñado las reformas de Deng Xiaoping en la eliminación de la pobreza extrema responde a una directiva trazada por la cúpula del poder. Porque, en caso contrario, Díaz-Canel y su equipo de gobierno no tendrían justificación ante sus propios partidarios para mantener una política que cada vez restringe más los espacios del mercado.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Orlando Freire Santana

Orlando Freire. Matanzas, 1959. Licenciado en Economía. Ha publicado el libro de ensayos La evidencia de nuestro tiempo, Premio Vitral 2005, y la novela La sangre de la libertad, Premio Novelas de Gaveta Franz Kafka, 2008. También ganó los premios de Ensayo y Cuento de la revista El Disidente Universal, y el Premio de Ensayo de la revista Palabra Nueva.

[fbcomments]