‘Seguridad, Control, Decisión’: Celia González y Daniel Martín Corona exponen en España

0
Detalle de ‘Decisión’, instalación, 2020

La artista cubana Celia González (La Habana, 1985) y el español Daniel Martín Corona (Madrid, 1980) inauguraron el pasado 26 de febrero la exposición Seguridad, Control, Decisión en la Galería Ángeles Baños, ubicada en Badajoz, España.

Bajo la necesidad de reflexionar sobre sociedades donde la dominación y la represión de las desviaciones de la norma se articulan de maneras invisibles y amables, la exposición de Celia González y Manuel Martín Corona quiere deconstruir los imaginarios de la seguridad, el control y las decisiones políticas de las personas. Asimismo, entiende al sujeto contemporáneo como explotador de sí mismo y aborda la convergencia innata entre libertad y dominación. Componen la muestra tres instalaciones que, según la nota curatorial, “buscan confrontar al público, como ciudadanos, ante aquella necesidad de sentir y exigir esas variables de equilibrio: seguridad, control y decisión”.

Para conocer un poco más sobre las estrategias de creación llevadas a cabo en Seguridad, Control, Decisión conversamos con Celia González.

Edgar Ariel

Celia, ¿qué criterios curatoriales sobrevuelan en un espacio dialogante que subvierte las nociones de seguridad, control y decisión?

Daniel me invitó a participar en este proyecto porque él tenía el espacio para hacer una exposición personal en la galería. Nosotros nos conocimos en La Habana, durante la última Bienal, en abril de 2019. Conversamos y surgieron las motivaciones. Me invitó a colaborar y a hacer las obras en conjunto. Desde ese momento intercambiamos muchísimo, vía Skype y WhatsApp, para construir la exposición, armar y producir las obras. Juntos empezamos a pensar, incluso antes de la pandemia, en esta obsesión con la seguridad, el control y la decisión de las sociedades europeas; tres elementos que están relacionados.

La obsesión con la seguridad la pensamos, entre otras cosas, alrededor de la seguridad laboral, donde se crean mecanismos que protegen a la empresa ante cualquier daño que sufran los trabajadores. Entonces se crean grupos de reglamentos que terminan encorsetando mucho las relaciones y la forma de moverse, pensar y vivir de las personas dentro del espacio laboral. Pensamos en la seguridad como una obsesión europea. Seguridad que, cuando sales de esa zona, cambia mucho, por ejemplo, cuando te tienes que enfrentar a contextos como el mexicano en el que el tema de la seguridad tiene otras connotaciones.

Por otro lado, está presente el control de la información. La cantidad de información que manejamos y que se organiza a través de la visualización de datos es excesiva, mayor de la que realmente podemos procesar. A esto añadimos la decisión política, la idea o sensación de democracia que tenemos al creer que tomamos por nosotros mismos una decisión que aporta a su vez a las decisiones políticas que se toman en cada uno de nuestros países.

Pensamos en la seguridad, el control y la decisión como ilusiones que han creado imaginarios alrededor de un modo de vida europeo.

Vista general de la exposición ‘Seguridad, Control, Decisión’

Tengo entendido que eres parte de la nómina de la Galería Ángeles Baños…

Sí, soy parte de la nómina de la Galería Ángeles Baños. Precisamente con este proyecto, Ángeles, que es la galerista, me conoció y le gustó la obra que he hecho, en solitario y junto a Yunior [Aguiar Perdomo]. Toda la propuesta que hicimos para Seguridad, Control, Decisión también le interesó mucho y decidió incorporarme a la nómina luego de esta experiencia.

La visualidad de Seguridad, Control, Decisión llega a ser cáustica. ¿Pudieras comentarme sobre los materiales que utilizaron?

Escogimos materiales fluorescentes, brillosos, chillones, plásticos… Nos interesaba una estética de lo falso, rosa, azul, cliché… Eso es algo que hicimos a propósito y que enlaza las tres obras, obsesionadas con procesos muy controlados de investigación, pero inútiles porque no llevan a ningún lugar.

La muestra se estructura a partir de tres instalaciones. Cada una lleva por título los semas que componen el título de la exhibición. ¿Qué criterios conceptuales pudiéramos entrever en Seguridad, Control y Decisión?

Decisión fue la obra que primero pensamos para la exposición. Se trata de un ejercicio que sigue ciertos patrones del arte investigativo. Es algo que he asumido como parte de mi trabajo: investigar y, a partir de ahí, producir obras con los datos que arroja la investigación. En este caso asumimos una postura cínica alrededor de este tipo de obra de investigación que pretende mostrar seriedad, solemnidad, que pretende mostrar a un artista sacrificado o volcado hacia una obra profunda. Usamos esa misma metodología para hacer una obra simple que dice cosas muy básicas.

Lo que hicimos fue estar al tanto de la dirección de los vientos a través de una página web que muestra infografías diarias sobre cómo funciona el viento: velocidad, temperatura, dirección. Según la dirección del viento de Madrid y de La Habana íbamos imprimiendo cetros plásticos en 3D. Si la dirección iba más hacia Cuba se imprimía un cetro rosa. Si iba más hacia España imprimíamos uno azul. Todo muy cliché, porque Daniel es un hombre blanco, europeo, de un país que, además, fue colonizador de Cuba. Por otro lado, yo soy mujer, mestiza, de un país que fue colonizado. Queríamos resaltar esta posición, estos lugares binarios desde donde se nos entiende muchas veces. Yo como cubana. Él como español.

Quisimos asumir una postura cínica alrededor de esos binarismos. Revisamos durante seis meses, de manera diaria, los datos de la página. También imprimimos cetros mestizos. El viento no necesariamente va en una sola dirección, sino que tiene comportamientos erráticos, extraños, huracanados, pasan cosas…

Ese bulto de cetros plásticos está en el suelo de la galería. En cada pared lateral hay unos dibujos hechos con acrílico. Veinticuatro dibujos. Doce sobre el comportamiento de los vientos en España. Doce sobre el comportamiento de los vientos en Cuba. Los dibujos tienen encima, impresas, las líneas que indican la dirección del viento.

Enfrente se encuentran dos ejemplos de cetro, en bronce, laqueados. Uno rosa y uno azul, dentro de una caja plástica que alude a todos estos materiales que son nobles. Dos cetros de bronce, pero pintados con colores chillones y colocados en una caja plástica. Pensamos en el cetro como símbolo de poder que está extremadamente gastado. Es un símbolo gastado, pero, en este caso, llevado a lo plástico, un material kitsch, muy pop. Decisión es una manera un poco burlona de acercarse a este intento de tomar decisiones a través de los vientos.

Detalle de ‘Decisión’, instalación, 2020

¿Seguridad?

Seguridad son siete telas fluorescentes, como las que se usan para hacer los chalecos de las personas que operan en el tráfico. Están ubicadas en el pasillo de la galería. Son telones a los que tienes que enfrentarte cuando entras a la galería. Las telas, con dos metros de largo, caen del techo y llegan casi hasta el suelo. En esas telas fluorescentes, con spray rosa fluorescente, hicimos una señalética con fragmentos de documentos que tienen algunos centros de trabajo para proteger a sus trabajadores, pero que, a su vez, los restringen. Es un signo, un síntoma, de ese deseo de seguridad dentro de un espacio determinado.

‘Seguridad’, instalación, 2020

¿Y Control?

Para Control buscamos algún tipo de información que fuera improductiva, de manera que no tuviera ningún sentido dedicar tiempo a organizarla. Escogimos el fútbol y, específicamente, la Champions League. Seleccionamos sesenta y cinco imágenes de encuentros entre los equipos. En la pared colocamos círculos de colores, los colores con los que se identifican los equipos de fútbol. Los que están más afuera son los que han perdido. El que está en el centro es el ganador. Estos círculos son infografías sobre el comportamiento de los juegos. Eso está proyectado en la pared a través de un video. Imágenes animadas. Además, hay un dibujo que hizo Daniel con hojas de laurel como símbolo de victoria.

Detalle de ‘Control’, instalación, 2020

Celia, por las tres nociones que dominan la muestra podemos intuir que las exploraciones principales se constituyeron en torno a los espacios disciplinarios, biopolíticos, con Foucault…

Disfrutamos mucho todo el proceso de producción de objetos. Nos reímos de estas obsesiones. Si fuéramos a pensar la muestra desde un registro académico sí pudiera pensarse junto a lo biopolítico y a los espacios disciplinarios, a partir de Foucault. También a partir de cómo eso se ha transformado luego de Foucault, si pensamos en sociedades neoliberales que son administradas de una forma mucho más empresarial. En estas sociedades parece que quien está siendo cuidado es el trabajador, cuando en realidad es la empresa la que se protege de cualquier daño. Esto es en centros de trabajo, pero en el espacio público lo que hacen los gobiernos es dar una sensación de control cuando en realidad lo que hacen es protegerse ellos mismos como gobiernos, y no a los ciudadanos. Pudiéramos pensar en otros autores, pero para el caso europeo Foucault sigue siendo un punto importante.

Creo entender lo que dices. Te refieres a sociedades psicopolíticas, para utilizar la noción de Byung Chul-Han. Sociedades neoliberales donde el psicopoder es una forma de dominación mental que funciona, de manera sutil, flexible e invisible, mediante la “libertad”. Me llama la atención que en el programa curatorial de la muestra se enuncie que la seguridad, el control y la decisión son “variables de equilibrio”…

Hablamos de seguridad, control y decisión como variables de equilibrio porque crean imaginarios, espacios “seguros” a partir del control de la información, de las sensaciones y de la seguridad. Utilizamos tres nociones que dan sensación de equilibrio o brindan un espacio equilibrado. Proporcionan un ambiente, una atmósfera equilibrada en la que se han acostumbrado a vivir ciertas personas, países y sociedades. Fuera de la sociedad europea las personas no se sienten seguras. Por eso Seguridad, Control, Decisión es un proyecto que tuvo como punto de partida esas obsesiones del “Atlántico Norte”, como diría Michel-Rolph Trouillot, el antropólogo haitiano.

En la nota también se afirma que Seguridad, Control y Decisión, las tres instalaciones, “operan con información improductiva”. ¿Pudieras extenderte un poco más en esta idea?

Trabajamos con información que no va a ningún punto. Información que no revela nada, no evidencia nada. Usamos esa información para resaltar, contrastar esa imposibilidad de tener todo bajo control. De alguna forma, sin haberlo pensado –porque en el momento que empezamos a trabajar en el proyecto, 2019, no había pasado todo esto de la pandemia–, ha quedado en evidencia que no hay forma de saber qué va a pasar mañana. Por más que tenemos la sensación de tener las cosas bajo control cualquier cosa puede cambiar.

Para mí ha sido una forma de burlarme de esa sensación de un grupo humano que cree que puede controlar su vida, que realmente toma decisiones, que está seguro. Siendo cubana, cuando me he enfrentado a estos espacios, al parecer todo funciona perfectamente, todo es ecuánime, equilibrado, en orden. La realidad es mucho más compleja que eso. Eso no es posible.

Recuerdo una vez que una muchacha, una artista de Londres, me dijo: “Siento mucho que no eres libre porque en tu país no hay democracia”. Es cierto, ¿pero hasta dónde ella es libre? Son personas que muchas veces viven en un espacio de inocencia donde creen que tienen todas las libertades y que está todo bajo control. Se creen ciudadanos con todo ganado. No quiere decir que desconozcamos que en estas sociedades hay logros, pero nuestra intención era cuestionar, pensar, repensar la sensación de equilibrio del mundo europeo, que es de donde viene Daniel.

Detalle de ‘Control’, instalación, 2020

En Seguridad, Control, Decisión, como proceso investigativo / improductivo, ¿qué es lo que más te ha afectado (en el sentido de la transformación)?

Colaborar con Daniel ha sido una experiencia transformadora. Es un artista que tiene muchas habilidades y buen ojo para la producción de objetos, fetiches, elementos. Yo tiendo mucho más a las obras instalativas que llevan mucha investigación y procesamiento de datos. En el proceso yo me puse en el lugar de quien se relaja o se burla un poco de esas maneras que conllevan a hacer todo el tiempo obras demasiado racionales, profundas, complejas, que intentan decir mucho.

Él, Daniel, vino a aportar otras posibilidades formales y a hacerme pensar cómo estas obras que pretenden ser demasiado solemnes, serias, controladas, pensadas también son algo que hay que cuestionarse: ¿desde dónde hacemos este tipo de obras y qué importancia tiene estar todo el tiempo haciendo obras demasiado en serio?

Dijimos por mucho tiempo que Seguridad, Control, Decisión tenía que ser una exposición “brilli brilli”.

Dejamos de tomar en serio las cosas para sí decir cosas que son serias, pero desde lo rosado, fluorescente, plástico, cliché… Quisimos no ser políticamente correctos. Todo eso me aportó mucho como artista. Me ayudó a cuestionar mis propios procesos y maneras de asumir el arte, la creación y la investigación.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments