Fallece Sabino Serrano López, otra víctima del castrismo

Fallece Sabino Serrano López, otra víctima del castrismo

Según describió su compañero de celda, el capitán de barco presentaba inflamación y cambio de coloración en sus miembros inferiores

Sabino Serrano Combinado del Este
Doble alambrada exterior de la cárcel del Combinado del Este (EFE)

LA HABANA, Cuba.- En la madrugada de este 24 de marzo falleció en Cuba el capitán de barco condenado a cadena perpetua Sabino Serrano López, después de varios días ingresado en el hospital Miguel Enríquez, conocido como La Benéfica, en el municipio habanero de Diez de Octubre.

A través de una fuente cercana CubaNet supo que tenía líquido en el vientre, que hacía varios días no defecaba, y que los médicos reportaron como causa de muerte un infarto. Sabino, de 70 años, murió sin ser operado, a pesar de que en su estado tan avanzado posiblemente la única solución hubiera sido la amputación para evitar la muerte por gangrena, como indicaban sus intensos dolores y el ennegrecimiento de sus pies.

El propio Sabino Serrano López comunicó a CubaNet en llamada telefónica que el pasado 1º de marzo lo habían llevado por segunda vez a la sala de urgencias del Calixto García, debido a los fuertes dolores que le aquejaban. En la primera ocasión, el médico de guardia le había dicho que la única solución posible para su caso, la amputación, requería de trámites que quedaban a criterio de las autoridades penitenciarias.

En esa segunda visita al Calixto García lo inyectaron, le dieron cuatro pastillas y lo regresaron para el hospital del Combinado del Este. Al amanecer del martes lo sacaron del hospital y lo devolvieron a su celda en la sección 47, donde se encuentran los condenados a prisión perpetua.

Posteriormente, el jueves 4 de marzo, su compañero de celda avisó vía telefónica que, según uno de los guardias, Serrano había sido sacado del hospital porque había muchos casos de coronavirus. A través de él supimos además que el capitán de barco tenía tanta inflamación en las piernas que apenas se le notaban los dedos. También presentaba cambio de coloración en la piel, desde rosado grisáceo cerca de las rodillas hasta negro en los pies, y sus dedos pulgares se veían como reventados.

La fuente destacó que Sabino no podía dormir a causa de terribles dolores y súbitas y penetrantes punzadas, y en general se veía muy depauperado. Añadió que al mediodía del miércoles 3 de marzo se lo habían llevado, según expresó un militar, para “un hospital de la calle”, y desde entonces no había sabido de él.

De los 22 años que estuvo encarcelado en prisiones cubanas, Sabino Serrano pasó al menos los últimos 20 en el Combinado del Este, y nunca recibió tratamiento médico efectivo y oportuno para su padecimiento circulatorio. Cierta vez me comentó que el doctor lo había mandado a dormir con las piernas para abajo, una orientación incomprensible pues en su caso los médicos indican lo contrario. Tampoco le concedieron la licencia extrapenal que correspondía a su deteriorada salud.

Sabino Serrano fue condenado en 1999 a prisión perpetua por un supuesto delito de tráfico de personas tras sobrevivir al hundimiento por tropas guardafronteras cubanas de la embarcación que pilotaba, lo cual provocó el ahogamiento de una madre cubana de 36 años y su hijo de 4.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Gladys Linares

Gladys Linares. Cienfuegos, 1942. Maestra normalista. Trabajó como profesora de Geografía en distintas escuelas y como directora de algunas durante 32 años. Ingresó en el Movimiento de Derechos Humanos a fines del año 1990 a través de la organización Frente Femenino Humanitario. Participó activamente en Concilio Cubano y en el Proyecto Varela. Sus crónicas reflejan la vida cotidiana de la población.

[fbcomments]