Dita Charanzová: “La Unión Europea siempre va a apoyar las fuerzas democráticas en Cuba”

Dita Charanzová: “La Unión Europea siempre va a apoyar las fuerzas democráticas en Cuba”

La vicepresidenta del Parlamento Europeo aseguró que espera un mejor futuro en Cuba para todos los cubanos, y que finalmente puedan tener su libertad

Dita Charanzová Cuba
Dita Charanzová, vicepresidenta del Parlamento Europeo. Foto: Aktuálně.cz

LA HABANA, Cuba.- El 25 y 26 de febrero último tuvo lugar en La Habana la reunión sobre derechos humanos como parte del Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación (ADPC) entre la Unión Europea y Cuba. Justo el día 26 CubaNet publicó una entrevista realizada a Alberto Navarro, embajador de la Unión Europea en Cuba, en la que el diplomático afirmó que Cuba no era una dictadura, “claro que no”. Por este incidente, unido a que en días anteriores Navarro firmara una carta que pedía al presidente Biden el fin del embargo a la Isla, alrededor de una treintena de eurodiputados pidieron la destitución del representante y este fue convocado a Bruselas para dar explicaciones.

Sobre estos sucesos, el ADPC, los derechos humanos en Cuba, la postura de la Unión Europea respecto al país y el futuro de esas relaciones conversamos con Dita Charanzová, vicepresidenta del Parlamento Europeo.

Este 11 de marzo Josep Borrell envió una carta en respuesta a los eurodiputados sobre sus demandas respecto a Alberto Navarro, embajador de la Unión Europea en Cuba. Por lo que entendí, Alberto Navarro aceptó sus errores, es decir, el haber firmado esta carta pidiendo el fin del embargo y el haber dicho que en Cuba no existía una dictadura, se ha disculpado y ya. ¿Qué opina de esto?

Bueno, yo recibí la carta, la respuesta del Alto Representante, y lo importante para mí es que ahí dice que el embajador Navarro cometió errores, pero lo que nos queda aún por ver son las disculpas del señor Navarro. Yo creo que pedir disculpas y corregir lo que ha dicho públicamente es necesario; esto sería lo mínimo para mí. Pero pienso que dado todo lo que ha sucedido y después de haber debilitado tanto la posición de la Unión Europea hacia Cuba no puede seguir como nuestro embajador en Cuba.

En la carta de Borrell no se entiende cuáles van a ser las consecuencias para Alberto Navarro por estos errores.

Eso no está, es verdad. Lo que está en esa carta es el mensaje de que el señor embajador Navarro va a seguir en su cargo, y yo no estoy de acuerdo con esta conclusión.

Después de que Alberto Navarro termine su mandato en Cuba en unos meses ¿qué tipo de embajador debería la UE enviar a Cuba?

Necesitamos un verdadero diplomático. No puede ser que tengamos a una persona que habla como embajador pero que opina como una persona independiente y presenta sus opiniones personales. Eso no puede ser. Necesitamos a alguien que defienda y que respete la posición mayoritaria de la Unión Europea.

Alberto Navarro declaró a CubaNet que él no consideraba que Cuba fuera una dictadura, pero esto es algo que no es nuevo respecto a diplomáticos de la Unión Europea. Cuando Federica Mogherini visitó la Isla hace unos años llegó a afirmar que Cuba era una “democracia de partido único”. ¿Cree usted que estas actitudes hayan influido en mal resultado de las negociaciones entre la UE y Cuba en materia de derechos humanos?

Claro, el Parlamento aprobó varias resoluciones al respecto donde decimos claramente que Cuba tiene que hacer una transición democrática, quiere decir que ahora mismo Cuba no es un país democrático. Yo pienso que la Unión Europea tiene que ser realista en su política y tiene que, ahora mismo, impulsar un diálogo sobre los derechos humanos en el marco del acuerdo que tenemos en vigor con Cuba. Cuando aprobamos el acuerdo, el Parlamento Europeo pidió como condición tener un verdadero diálogo sobre los derechos humanos y ver mejoras concretas. Sin embargo, hasta ahora esta no es la realidad.

¿Y cuál entonces es la visión real y el compromiso de los parlamentarios respecto a Cuba?

Lo hemos dicho en varias ocasiones, que nos preocupa mucho la situación de los derechos humanos en Cuba, como el aumento de la represión, también las repercusiones contra los defensores de derechos humanos, de los periodistas, los artistas, también el impacto del Decreto-Ley 370 y, bueno, es una situación muy preocupante. Por eso el Parlamento quiere que haya un verdadero diálogo sobre los derechos humanos con Cuba. Pero esto no está pasando. Durante este diálogo sobre los derechos humanos no solamente no se permitió a la sociedad civil independiente cubana participar, sino que también dos ONG europeas no pudieron asistir porque las autoridades cubanas dijeron que estaban siendo demasiado críticas con el tema de los derechos humanos en Cuba. Esto es inaceptable. No podemos hablar de un verdadero diálogo sobre los derechos humanos cuando no pueden participar todos.

Y no aceptan a organizaciones de la sociedad civil cubana que son defensoras también de los derechos humanos.

Esa fue nuestra idea cuando aprobamos el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación con Cuba, que hubiera un verdadero diálogo con la sociedad civil independiente cubana. Pero actualmente no existe.

Por esta respuesta del señor Borrell se entiende además que el Alto Representante considera que el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación es lo que —según ellos consideran— va a contribuir a democratizar a Cuba, a que se respeten los derechos humanos. Pero hemos visto, y según han afirmado muchas organizaciones internacionales, que desde que se firmó —que ya este va a ser el quinto año— Cuba no ha avanzado, todo lo contrario, han empeorado las violaciones de derechos humanos en la Isla. ¿Considera usted que ha sido un fracaso este acuerdo en materia de derechos humanos?

Yo estoy de acuerdo con la descripción, ya que la situación es muy preocupante y vemos que sigue empeorando. Y pienso también que los europeos tenemos que hacer más, que debemos ser muy firmes en cuanto al diálogo sobre los derechos humanos con Cuba. Y cuando veo lo que está haciendo nuestro embajador, lo que ha dicho, y también que los cubanos impidan la participación de unas ONG europeas al diálogo por ser demasiado críticas, pues eso no puede ser. Es el momento de reflexionar y ser más firmes en la implementación del acuerdo entre la Unión Europea y Cuba porque, si no, no vamos a ver ningún cambio real.

¿Qué debería hacer la Unión Europea ante el incumplimiento de Cuba con este acuerdo?

Ahora tenemos que ser firmes, insistir en que no podemos tener un diálogo si no tenemos a la sociedad civil europea representada. También quiero ver al Alto Representante Borrell condenar públicamente todas las violaciones de los derechos humanos en Cuba, y tenemos que trabajar, como Unión Europea, con nuestros aliados, como los Estados Unidos, sobre el tema de Cuba.

Le hago esta pregunta porque hay algunos eurodiputados, como es su caso también, que han dicho que la Unión Europea debería suspender este Acuerdo de Diálogo con Cuba por constantes violaciones de derechos humanos.

Sí, tenemos en el acuerdo la posibilidad de tener una reunión de urgencia en caso de incumpliendo del Acuerdo, lo cual pedí claramente. Pero desgraciadamente el señor Borrell no lo hizo. Ahora yo espero mantener un debate entre los grupos políticos en el Parlamento Europeo para ver cómo vamos a seguir adelante con Cuba. Tenemos que reflexionar, tenemos que tener un acuerdo mayoritario y espero que eso haga que el señor Borrell lo tome en cuenta.

Una visión que ha calado en Cuba en los últimos años entre la sociedad civil independiente es que mayormente la Unión Europea o los representantes de la Unión Europea están más interesados en cuestiones económicas o comerciales con Cuba que en materia de derechos humanos. Por eso muchos han perdido la confianza en este acuerdo de diálogo.

La Unión Europea siempre, y da igual si se trata de Cuba o de otro país, mira las relaciones con cada país en su totalidad. No podemos decir que vamos a negociar con un país, que vamos a tratar solamente los temas del comercio sin tomar en cuenta, por ejemplo, los derechos humanos en este país. Esto no puede ser, esta no es nuestra política, y pienso que el caso cubano es un excelente ejemplo donde tenemos que mostrar que somos serios en cuanto a los derechos humanos en el mundo, ya que es un país con el que tenemos un acuerdo. Hay otros países que también no cumplen con los derechos humanos y nosotros no tenemos acuerdos con ellos. Pero con Cuba sí tenemos y todo el mundo es consciente de que fue el Parlamento Europeo quien pidió esta condición de derechos humanos en este acuerdo. Lo que ahora falta es la implementación y la firme posición de la Unión Europea y, sobre todo, del señor Borrell. Por eso yo voy a seguir insistiendo en que seamos firmes y que implementemos lo que hemos acordado.

¿Quisiera transmitir algún mensaje a la sociedad civil independiente, sobre todo?

No los dejaremos solos. La Unión Europea siempre va a apoyar a las fuerzas democráticas en Cuba y yo personalmente espero un mejor futuro en Cuba para todos los cubanos, que finalmente puedan tener su libertad.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Camila Acosta

Graduada en Periodismo en la Universidad de La Habana, 2016. Investigadora, Documentalista y Especialista en Comunicación del Club de Escritores y Artistas de Cuba (CEAC). Reside en La Habana, Cuba

[fbcomments]