“No sé de dónde saca la izquierda esa manía de estar proyectando superioridad moral”

“No sé de dónde saca la izquierda esa manía de estar proyectando superioridad moral”

Según el cantautor cubano Boris Larramendi, la izquierda ha perpetrado, amparado o ignorado demasiados genocidios en nombre del mejoramiento humano.

Boris Larramendi (Foto: Tomada de su perfil de Facebook)

MIAMI, Estados Unidos. – Este miércoles, en el contexto de las elecciones estadounidenses, el cantautor cubano Boris Larramendi, exintegrante de la agrupación Habana Abierta, compartió con sus seguidores de Facebook un amplio post en el que critica el socialismo, la socialdemocracia y el comunismo.

“Ah, abajo el socialismo, la socialdemocracia, el comunismo, etc, etc… No sé de dónde saca la izquierda esa manía de estar proyectando superioridad moral. Demasiados genocidios ha perpetrado, amparado o ignorado en el nombre del ‘mejoramiento humano’, ese del que hablaba ese asesino tan fotogénico que llamaban Che”, escribió Larramanedi en su muro de Facebook.

En alusión a la virtual victoria del candidato demócrata, Joe Biden, a las elecciones en Estados Unidos el cantautor cubano señaló: “Esto que viene aquí ahora no será socialismo, pero por lo pronto ya estamos teniendo elecciones a la venezolana”. 

Tras reconocer su aversión por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, Larramendi reconoció que muchas de las políticas de la actual Administración le parecían “acertadas”.

Asimismo, ironizó sobre las críticas que son lanzadas al mandatario estadounidense: “Y qué dictador fascista más cara de guante el Trump este, que aparte de ser el primer presidente de este país desde Eisenhower en no iniciar una guerra (la izquierda debería adorarlo aunque solo fuera por eso, ¿la cantaleta no era ‘yankis go home’?) y en retirar tropas de todos los conflictos que le dejaron abiertos, se deja meter el pie en las redes sociales, es insultado a diario hace cuatro años (muchas veces con toda la razón y como debe ser en una democracia) y no es el que hace aparecer mágicamente cientos de miles de votos a su favor, sino que se los sacan en contra, jejejeje. Lo dicho, ¡qué clase de dictador más comemierda!”.

Al iniciar su publicación, Larramendi apuntó que se había graduado de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana, en 1992, y reconoció que tuvo que estudiarse y “aprobar todas las asignaturas de marxismo y comunismo científico que constituían la mitad del currículum”.

Además, confesó que fue “comunista creyente hasta que empezó el Período Especial en Cuba” aunque nunca militó en las filas de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) “porque ellos mismos me mandaron a decir que ni me presentara porque no me iban a aprobar”.

El cantautor radicado en Miami también indicó que ha rechazado presentarse lo mismo en conciertos bien pagados dedicados a los cinco espías cubanos condenados en Estados Unidos que en actividades relacionadas con la campaña de Donald Trump.

“Adonde si acepté ir a tocar, gratis, viviendo ya en España, fue a Cuba, una vez invitado por el Ministerio de Cultura con Habana Abierta en el año 2003 y otra vez invitado por Estado de Sats en su primera jornada por los Derechos Humanos y Pactos de la ONU, que terminó en mitin de repudio y golpiza a muchos de sus participantes”, escribió.

Además, recordó que ha firmado y participado en “cuanta campaña en redes sociales ha habido a favor de los presos políticos cubanos”.

“Incluso fui a recibir junto con algunos amigos y les llevé ropas de abrigo, etc., cuando desterraron al primer grupo de ellos (Grupo de los 75) allá a España gracias a la mediación/traición del gobierno, del partido socialista español y la iglesia cubana”.

También criticó a Podemos, la fuerza política de izquierda más notable en España. “Desde que vi aparecer a Podemos en España me ocupé de advertir a todos mis amigos españoles de las posibles consecuencias de que esa gente entrara al Parlamento (…). Cuando vi que a pesar de todo muchos de ellos iban a votar por ese partido, sin discutir ni enemistarme con nadie agarré mis matules y me exilié de nuevo con mi esposa y mi hija, esta vez en Estados Unidos, con 45 años en las costillas a empezar de cero de nuevo”.

Tras enumerar sus avatares en Miami,  Larramendi reconoció que nunca comenta en posts de Facebook con los cuales no está de acuerdo, “porque como decía Borges, el tiempo que nos es concedido a los mortales es finito”.

“Si algo que posteo aquí te molesta en tus convicciones, dame BAJANDA, como diría el maestro Chocolate. No creas que no tengo argumentos para discutir contigo, lo que no tengo es tiempo (…). Y si te decepciono como artista por mi proyección política en un momento determinado, qué lástima con Xiomara a mí me da. No me oigas, que no harás la diferencia. Como se puede inferir de todo lo que he enumerado, nunca he vivido de mi música, a pesar de que alguna canción mía haya sido muy popular. No es para eso que las hago. A mí me gusta hacerlas y a mi esposa le encantan. Abur”, terminó.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

CubaNet

Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994

[fbcomments]